fbpx

Medidas a medida: adaptación local al cambio climático

Reunión realizada Reunión realizada

¿Cómo se adapta a una ciudad para hacer frente a los impactos del cambio climático? ¿Qué medidas se deben implementar si presumimos un aumento en la frecuencia o la intensidad de fenómenos como olas de frío y calor; ráfagas de vientos, tormentas; inundaciones y sequías?

Si bien las mismas amenazas climáticas pueden afectar a diferentes ciudades, las medidas de adaptación deben ajustarse a la realidad local, considerando las características particulares del territorio, el nivel de exposición de sus infraestructuras vitales (vías de transporte, centros educativos, servicios de salud, zonas patrimoniales, entre otros), así como su vulnerabilidad para hacer frente a dichos eventos.

En el marco de la elaboración del Plan Nacional de adaptación al cambio climático en ciudades e infraestructuras (NAP Ciudades) se está realizando un proceso de evaluación multiamenazas, en cuatro zonas urbanas de nuestro país, a cargo de la consultora Factor CO2, que permitirá identificar y zonificar las múltiples amenazas a las que las localidades se encuentran expuestas, determinar los niveles de riesgo y proponer medidas de adaptación, acordadas con las autoridades y técnicos locales, que den una respuesta específica a la necesidad local. El proyecto, de carácter piloto, se está implementando en las localidades de Canelones, Juan Lacaze, Rivera y en la zona de la cuenca del arroyo Pantanoso de Montevideo.

Cuatro zonas, múltiples iniciativas

Entre los días 25 de mayo y 2 de junio se realizaron cuatro talleres virtuales, con autoridades y técnicos de las Intendencias y de los Municipios, representantes de las distintas Direcciones del Mvotma, invitados de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo y de la Facultad de Agronomía de la UDELAR, así como integrantes del proyecto NAP Ciudades.

En la primera etapa del taller, fueron presentadas las zonas prioritarias de intervención, las que fueron seleccionadas a partir del análisis de los riesgos vinculados al cambio climático: zonas de la ciudad consolidada o zonas en expansión; zonas con particularidades ambientales y geográficas que determinan la dinámica de la ciudad, como la presencia de un arroyo, de la costa o de los cerros; zonas que requieren cierto tipo restauración ambiental o que forman parte de algún proyecto en curso para su preservación o recuperación; zonas que ya se caracterizan por algún impacto vinculado a factores climáticos como es el caso de la inundación, entre otras.

Asimismo, para cada una de estas zonas, se presentaron los niveles de riesgo frente a las amenazas climáticas.

Posteriormente, se trabajó en grupos más reducidos con el objetivo de identificar medidas de adaptación específicas para cada una de las zonas de la ciudad, así como poner en valor aquellas que se entiende que ya se están impulsando en la localidad y que han sido positivas para dar solución a una problemática concreta. Para cada una de estas medidas se definirán los plazos requeridos para su implementación.

Planes de aguas urbanas para una mejor gestión del sistema pluvial de un barrio o una ciudad, planes de arbolado que permitan recuperar los espacios verdes públicos así como el bosque nativo; propuestas para el control de la impermeabilización; alternativas constructivas para que las viviendas puedan estar mejor preparadas ante vientos fuertes o tormentas, así como acondicionadas térmicamente ante olas de frío de calor; valorización de la planificación territorial como herramienta central para el control de la urbanización; el rol de la policía territorial para evitar el asentamiento informal en zonas de riesgo; medidas para la recuperación y la protección de los ecosistemas urbanos; alternativas para hacer frente a los incendios en zonas de interfaz urbano rural; incentivo de las huertas urbanas; campañas de educación y sensibilización, fueron solo algunas de las múltiples medidas que surgieron durante los cuatro talleres.

El próximo paso será presentar a todos los Gobiernos Departamentales el proceso implementado y compartir la metodología utilizada, con el objetivo que puedan replicarse procesos similares en otras ciudades.

A su vez, cada una de las propuestas y medidas que surgieron durante los talleres constituyen insumos que nutrirán la elaboración del Plan Nacional de adaptación al cambio climático en ciudades e infraestructuras, un instrumento que permitirá que las personas que viven en áreas urbanas estén mejor preparados para hacer frente al cambio climático, un indiscutible desafío a afrontar.

Viernes, 05 Junio 2020 14:37