fbpx

Un año de la vigencia del Convenio de Minamata

Un año de la vigencia del Convenio de Minamata Un año de la vigencia del Convenio de Minamata

El 16 de agosto se cumple un año de la entrada en vigencia del Convenio de Minamata, un tratado mundial para proteger la salud humana y el ambiente de los efectos adversos del mercurio. Uruguay avanza en definiciones de cara a los compromisos asumidos.

El país se encamina hacia una planificación y una gestión ambientalmente adecuada de diferentes corrientes de residuos entre ellas, del ciclo de vida de los productos que contienen mercurio y sus desechos. 

Hace pocos días el Senado aprobó por unanimidad la Ley de Uso Sustentable de Bolsas Plásticas. Actualmente está a discusión en el Parlamento la de Ley de Gestión Integral de Residuos, presentada por el Mvotma a fines de 2017. Y está a poco de aprobarse el Decreto de ley que regula el uso y comercialización de dispositivos médicos con mercurio, lámparas y tubos, así como la gestión de sus residuos.

El rol de Uruguay fue clave en el proceso de negociación del Convenio de Minamata a nivel internacional y fue el segundo país en ratificarlo. A nivel nacional desde 2016 se implementa el proyecto "Gestión ambientalmente adecuada del ciclo de vida de productos que contienen Mercurio y sus desechos", que reúne entre otros al Mvotma y el Ministerio de Salud. Ambas instituciones trabajan conjuntamente en la normativa, la operativa y tecnología requerida para la gestión que se busca implementar.

La normativa en desarrollo establece responsabilidades de gestión para generadores de grandes cantidades de residuos con mercurio (por ejemplo lámparas compactas y tubos fluorescentes): organismos públicos, grandes superficies, establecimientos y centros comerciales, instituciones educativas y centros deportivos, entre otros.

En el marco del proyecto de gestión se generaron una serie de materiales que informan y orientan respecto de las medidas que ya se pueden adoptar para prevenir y minimizar los riesgos asociados al mercurio, a saber:

  • Guía para el almacenamiento de residuos con mercurio
  • Instructivo para el recambio y almacenamiento de tubos y lámparas con mercurio
  • Afiche: Razones para reducir y reciclar lámparas y termómetros con mercurio
  • Ficha: ¿Qué hacer ante la rotura de un dispositivo con mercurio?
  • Informe: Amalgama dental y control del mercurio

Se puede recurrir a los documentos referidos y más información a través de este link.

“El cuidado del ambiente es una responsabilidad compartida. Desde nuestro rol como institución del Estado, asumimos nuestra parte, pero tenemos claro que la definición de decretos y reglamentaciones no va sola, las políticas públicas son efectivas en tanto cuentan con la adhesión y el compromiso ciudadano”, señaló el director Nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario.

Hay medidas que desde los distintos sectores ya se pueden adoptar:

  • Utilizar el Plan “Juntalámparas” que capta lámparas compactas (CFL) para su tratamiento diferenciado;
  • Almacenar y gestionar adecuadamente estos residuos, una vez fuera de uso, previniendo roturas, evitando que al romperse el mercurio se disperse y genere vapores tóxicos que representan un riesgo para la salud y el ambiente;
  • Apostar hacia una recolección diferenciada dentro de las instituciones y dependencias;
  • Contratar operadores habilitados para su tratamiento y disposición final;
  • Adquirir lámparas para alumbrado público e iluminación interna atendiendo a las disposiciones del Convenio de Minamata, incluyendo la posterior gestión ambientalmente adecuada de los residuos generados con operadores habilitados.
Jueves, 16 Agosto 2018 06:00