fbpx

Analizando los desafíos del GEF

Mesa redonda - Foto: Comunicaciones MVOTMA

Analizando los desafíos del GEF

En la tarde del primer día de trabajo de la IV Asamblea del GEF se realizaron varias mesas redondas. Uruguay participó en la mesa que discutió el tema de la mejora de la eficacia y eficiencia del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el desarrollo

de los programas, aprobación y ejecución de los mismos.

La Ministra de Medio Ambiente de nuestro país, Graciela Muslera, explicó a los demás jefes de delegación que “la fuerza política que asumió responsabilidades de gobierno en 2005 por primera vez en la historia y que fuera confirmada en octubre y noviembre de 2009 para gobernar hasta 2015, entró decidida a darle una gran importancia al crecimiento sustentable de su economía, con especial atención a sus ciudadanos más vulnerables, que no por casualidad son también aquellos que están más expuestos a los riesgos ambientales”.

Para que esto pueda convertirse en políticas claras, “se decidió ejercer un control efectivo sobre los recursos que se volcaban al resguardo del ambiente, evitando ineficiencias y superposiciones innecesarias. Las respuestas a los problemas ambientales debían darse de forma rápida y eficiente, optimizando recursos y atendiendo a los problemas de hábitat generados por la contaminación. La búsqueda de un desarrollo económico que respetase los límites de la sostenibilidad se convirtió en un camino inevitable para el país”, manifestó la jerarca.

En nuestro país se pone especial atención a los fondos provenientes del GEF, por tratarse éste del principal financiador de proyectos ambientales. Se ha trabajado de forma coordinada con todos los ministerios del área, en especial los de Ganadería Agricultura y Pesca; Industria Energía y Minería; Salud Pública; Relaciones Exteriores y el propio Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Se definió una lista de prioridades que privilegiaba la producción de energía renovable no tradicional por un lado y el cuidado de la biodiversidad a través de la creación de un sistema de áreas protegidas.

La Ministra explicó que al día de hoy “el gobierno de nuestro país, ha decidido priorizar el tema de la vivienda y el hábitat en la agenda política. Si bien la pobreza se redujo en un tercio y la indigencia a la mitad en los cinco años, son esos uruguayos los que viven más cerca de los riesgos ambientales, construyendo su hábitat en sitios inundables o contaminados. La tarea de revertir esa situación es el objetivo de esta administración y en particular del Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente”.

Como desafíos del GEF, Muslera enumeró algunos: acortar y clarificar el ciclo de aprobación de los proyectos aun más; lograr nuevos fondos frescos para colaborar con los países receptores; encontrar formas para frenar el creciente peso de los costos de las agencias de implementación y las consultorías en los recursos del fondo.

Para el Director Nacional de Medio Ambiente, Jorge Rucks, es muy importante tener una instancia de dialogo entre los países que comparten problemas y esperanzas comunes. “Nosotros hemos reconocido el esfuerzo que ha hecho el GEF para poder llegar a una reposición de fondos en momentos de crisis, en la cual se ha implementado a niveles excepcionales. Eso no quita que se entienda que lo que aportan los países donantes es insuficiente para las necesidades de nuestros países. Entendemos que debemos fortalecer nuestras capacidades y estar presente en las instancias que hacen al financiamiento y los acuerdos internacionales en relación a temas claves”.

El uso de recursos del GEF, en términos nacionales, según Rucks, “está enmarcado en mecanismos más transparentes, más transversales de participación integrando distintos ministerios y a la sociedad civil. Eso nos llama a la responsabilidad de poder ampliar los mecanismos para poder construir respuestas que sean más adecuadas a nuestras necesidades. Nos preocupan algunos aspectos del programa del GEF, como la incorporación de la pobreza a los temas ambientales. Los sectores más pobres viven en zonas contaminadas, en zonas inundadas, son los más vulnerables a los problemas del cambio climático y son los más afectados en sus viviendas, en sus hábitats por los factores del cambio climático. En ese sentido nos parece que el tema de la pobreza, que es un tema del ambiente, tiene que estar integrado en la agenda del GEF”.

“Nos parece importante que tengamos estas oportunidades para discutir entre los países de América Latina y del Caribe que compartimos problemas similares, instancias de discusión entre los países para identificar proyectos regionales. Nosotros necesitamos hablar entre nosotros, porque ningún país va a salir adelante en los temas ambientales si su vecino no resuelve los suyos, por eso necesitamos el apoyo y el fortalecimiento de las capacidades para dialogar entre nosotros y ponernos de acuerdo en aquellos proyectos que son necesarios para resolver problemas comunes”, termina diciendo el Director de Medio Ambiente, agregando que se debe usar al GEF como un elemento integrador en este sentido.

25|mayo|2010

Martes, 25 Mayo 2010 22:48