Proteger la capa de Ozono

El agotamiento de la capa de ozono como producto de la actividad humana es el primer gran problema ambiental reconocido y abordado globalmente. Los acuerdos internacionales para tratar de recuperar y proteger la capa de ozono (Convenio de Viena y Protocolo de Montreal) lograron conciliar los intereses de todos los países, siendo un ejemplo de acuerdo y avance conjunto.
Con 28 años de acciones articuladas, en el marco del Protocolo de Montreal, los valores reales muestran un máximo del índice de radiación UV de 11, mientras que el calculado sin Protocolo de Montreal llegaría a 25, siendo imposible la vida en el planeta con este último escenario, lo que evidencia la importancia de los logros alcanzados por el Protocolo.

El 16 de setiembre de 1987 la Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió con el objetivo de proteger la capa de ozono e impedir que se siga deteriorando por el efecto de los productos químicos producidos y consumidos por el hombre. En esta reunión se ratificó universalmente el Protocolo de Montreal que busca eliminar las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono.

Desde, los inicios, Uruguay  asumió este compromiso cumpliendo con la primera etapa del mencionado Protocolo, la eliminación total del consumo de los clorofluorocarburos (CFC) – principales sustancias que agotan el ozono – mediante la ejecución del Programa Nacional de reducción gradual del consumo de las sustancias agotadoras de la capa de ozono.

Este gran logro no podría haberse alcanzado sin el apoyo de la sociedad, que ha ido  acompañando cada uno de los pasos del mencionado Programa Nacional.  En este marco se ejecutaron diferentes proyectos de reconversión industrial, asistiendo a los sectores de producción de espumas rígidas y flexibles de poliuretano, de refrigeradores comerciales y domésticos, fabricación de inhaladores de dosis medidas, extintores de fuego. Se ejecutaron proyectos de asistencia técnica al sector solventes, demostración y asistencia técnica para la conservación, recuperación y reciclado de CFC‐12 en el sector de refrigeración doméstica e industrial, recuperación y reciclado de CFC‐12 en aire acondicionado móvil y camiones refrigerados, identificación de alternativas al uso de bromuro de metilo como fumigante de suelos en cultivos hortícolas, un Plan de Manejo de Refrigerantes dentro del cual se introdujeron nuevas tecnologías.

 Gráfica Evolución de la disminución de los CFC en Uruguay

Por este accionar nuestro país ha recibido diferentes reconocimientos por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), así como de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA).

En 2007 la 19ª Reunión de las Partes convino en acelerar la eliminación de la producción y consumo de las que ahora son las principales sustancias agotadoras de la capa de ozono, los hidroclorofluorocarbonos (HCFC). Al igual que los otros países Parte del Protocolo de Montreal, Uruguay asumió este nuevo desafío. Como parte de este proceso de eliminación de los HCFC, a partir de un marco regulatorio que controla el ingreso de estas sustancias, en diciembre de 2012 comenzaron los controles de las importaciones a través de la solicitud, por parte de la Dirección Nacional de Aduanas, de una autorización previa por parte de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) para llevar a cabo dichas operaciones aduaneras.

Actualmente, se está desarrollando la eliminación del consumo de los HCFC, sustancias que fueron utilizadas como alternativas transitorias para la primera fase, y que poseen también cierto potencial de agotamiento del ozono, aunque en menor escala que los CFC. Para asistir a Uruguay en la primera etapa de eliminación de los HCFC, se encuentra en ejecución desde el año 2012, el Plan de Eliminación del Consumo de HCFC (HPMP por sus siglas en inglés). Este proyecto está enfocado en el cumplimiento con el congelamiento del consumo en el año 2013 y 2014,  y las metas de reducción del 10% para 2015.

Un equipo internacional de científicos la Universidad de Leeds (Reino Unido)  ha desarrollado un modelo atmosférico-químico en 3D que demuestra que el Protocolo de Montreal ha llegado a sus objetivos, evitando que el agujero de la capa de ozono aumente en un 40%. "Habríamos tenido una catastrófica reducción de la capa de ozono en todo el mundo para mediados del siglo XXI”, dice Chipperfield, autor principal del estudio que se publica en la revista Nature Communications. El tratado internacional de Naciones Unidas ha evitado importantes aumentos en los niveles de la radiación UV en la superficie, “que habría provocado grandes incrementos de la incidencia de cáncer de piel en humanos y daños en otros órganos”, añade el investigador quien recalca que el agujero de ozono del Antártico se podría haber incrementado un 40% para 2013 si no se hubieran tomado las medidas oportunas.

img posteo día del ozono


¿Qué pasa en Uruguay con la capa de ozono?


Si bien los valores de ozono total/promedio de nuestro país indica que no se ha presentado el episodio “agujero de ozono”, en latitudes medias que incluyen al Uruguay, la capa de ozono se ha reducido en porcentajes, que, aunque leves, representan un cierto grado de riesgo para nuestra salud. Por ello debemos evitar la exposición al sol por recreación o trabajo entre las 10 y las 16 horas. Necesitamos protegernos durante todo el año, pero muy especialmente desde mediados de setiembre hasta fines de marzo cuando se dan los valores máximos de radiación UV-B.

Martes, 15 Septiembre 2015 21:00