fbpx

Ordenamos el territorio, mejoramos la calidad de vida

Con la aprobación de la ley 18.308 de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, el Ordenamiento Territorial se convirtió en un punto clave a la hora de planificar la ubicación de las viviendas que se instalan en el territorio nacional.
El Ordenamiento Territorial cuenta hoy con el respaldo normativo que prohíbe la construcción de nuevas viviendas en zonas inundables y/o contaminadas. Este ha sido un paso importante para detener futuras construcciones en zonas no apropiadas y así preservar la calidad de vida de la población.

A su vez, esta Ley permite a los gobiernos departamentales, con el apoyo del Gobierno Nacional, anticiparse y establecer criterios para la futura ocupación del suelo destinado al crecimiento de las localidades. Esta planificación se convierte en Decreto Departamental a través de la aprobación de los planes locales de Ordenamiento Territorial.

De esta forma, en el proceso de elaboración de los planes locales se organiza la ocupación del suelo para viviendas: por un lado se identifican las zonas inundables y/o contaminadas para prevenir el crecimiento de las ciudades hacia esas áreas; y por el otro, con el objetivo de reservar suelo para la construcción de futuras viviendas, se identifican los terrenos vacíos o que están en desuso que cuentan con los servicios y equipamientos necesarios para el desarrollo de la vida de las personas.

Las determinaciones establecidas en estos planes, además de resolver problemáticas de ocupación del suelo en zonas no apropiadas para la vida humana y acelerar los procesos que identifican zonas para el establecimiento de viviendas, prevén: densificar las zonas consolidadas, fomentar la integración social y optimizar el gasto público, resultado del aprovechamiento de las instalaciones ya existentes en la zonas destinadas a la construcción de viviendas.

Viernes, 31 Octubre 2014 14:43