fbpx

Compromiso con la vida

Más de 190 países participaron, entre el 29 de setiembre y el 17 de octubre pasados, de la 12ª reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD COP 12), realizada en la República de Corea.

La Conferencia abordó aspectos específicos vinculados a la biodiversidad y el desarrollo sostenible, en particular respecto a la biodiversidad costera y marina, a la relación biodiversidad y cambio climático, a los biocombustibles, se abordaron también temas vinculados a la gestión sostenible de vida silvestre, especies exóticas invasoras, y la conservación y restauración de los ecosistemas.

El CBD se planteó 20 metas, conocidas como Metas Aichi a cumplir en el marco de su Plan Estratégico 2011-2020; cada país prioriza aquellas que de acuerdo su contexto y necesidades entiende más pertinente. En Uruguay los temas priorizados, y que vienen trabajándose en el marco del Proyecto de Actualización de la Estrategia Nacional de Biodiversidad, son: biodiversidad y cambio climático; conservación de los recursos genéticos; servicios y bienes provenientes de nuestros ecosistemas; y especies exóticas invasoras. El desafío está en incrementar la participación y el involucramiento de la sociedad civil, la academia y otros actores, que contribuyan al cumplimiento de los objetivos planteados.

Durante estas dos primeras semanas de octubre se desarrollaron, también en Corea, otra serie de reuniones, respondiendo a  acuerdos y compromisos internacionales asumidos por Uruguay en temas de biodiversidad y bioseguridad. Entre ellos, se destacan las reuniones de las partes de dos de los protocolos ratificados por nuestro país durante esta administración: el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad y el Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios Derivados de su Utilización.

El Protocolo de Cartagena supone una garantía en cuanto a la transferencia, manipulación y utilización seguras de los Organismos Vivos Modificados (OVM) resultantes de la biotecnología moderna, considerando que puedan tener efectos adversos para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica, así como para la salud humana.

Por su parte, el Protocolo de Nagoya entró en vigor el pasado 12 de octubre, tras obtener las ratificaciones necesarias. En esta ocasión se profundizó en la creación del centro de intercambio de información en línea que estará disponible a la brevedad en la página del CBD; en el diseño de instancias nacionales, regionales e internacionales de capacitación y sensibilización; y se acordó la necesidad de crear un mecanismo mundial multilateral de participación en la utilización de los beneficios de los recursos genéticos.

Desde Uruguay, representantes del Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) participaron activamente —junto a representantes de cancillería entre otros— de cada una de estas instancias, siguiendo los compromisos internacionales asumidos. Esto permite fortalecer la aplicación a nivel nacional de los acuerdos en el marco del Proyecto de Actualización de la Estrategia Nacional de Biodiversidad con el fin de mejorar la protección de los ecosistemas y nuestra calidad de vida.

Martes, 28 Octubre 2014 16:33