fbpx

Uruguay y el cambio climático

Uruguay tiene una economía abierta basada fuertemente en la producción agroindustrial, y en un sector turístico focalizado especialmente en la zona costera. Estos factores hacen que el país sea altamente vulnerable al cambio y la variabilidad climática , por ello se viene trabajando en la implementación de medidas tendientes a aumentar la resiliencia y la adaptación al cambio climático.

En este sentido, Uruguay ha realizado acciones de mitigación en forma sostenida y sistemática, en varios sectores de la economía, principalmente en los ámbitos de la energía y agropecuario, pero también se han desarrollado acciones en otros sectores como el de residuos.

En el sector energético, se destaca la consolidación de la descarbonización de la matriz eléctrica, alcanzada en los últimos años a través de la incorporación de alrededor de un tercio del total de la capacidad instalada en energía de fuente eólica. A esta fuente se suma la capacidad instalada en biomasa y en solar fotovoltaica, que junto a la energía hidráulica alcanzaron en 2016 la casi totalidad de la generación. Asimismo, la matriz primaria presenta un porcentaje de renovables que supera el 59% en 2016.

El país ha transitado un camino de fortalecimiento institucional y de jerarquización de la materia en diversos ámbitos y a través de la sensibilización de numerosos actores de los sectores económicos, sociales y académicos del país, de los ámbitos público y privado.

Este proceso interinstitucional alcanzó su consolidación durante 2016, con la elaboración de la Política Nacional de Cambio Climático (en adelante, PNCC) en forma participativa y multisectorial, en cuyo marco se elaboró durante el 2017 la Primera Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC por su sigla en inglés) bajo el Acuerdo de París y se presentó ante la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.