Recursos para la sostenibilidad urbana

Recursos para la sostenibilidad urbana Recursos para la sostenibilidad urbana
Una ciudad sostenible debe estar preparada para enfrentar los impactos de la variabilidad y el cambio climático, un proceso en el que la planificación y el ordenamiento territorial juegan un rol fundamental.  

La formación de técnicos/as para el abordaje de estos temas es estratégica, y fue bajo esa premisa que la DINOT y el NAP Ciudades, en articulación con el Instituto Lincoln, organizaron el curso Adaptación al cambio climático en Uruguay. Criterios para la planificación y gestión hacia ciudades sostenibles, que se desarrolló en Montevideo entre los días 27 y 30 de marzo, del que participaron actores vinculados a la planificación del desarrollo en ciudades.

La primera jornada de capacitación estuvo orientada al abordaje de temas de derecho de propiedad, políticas y regulación del mercado de suelo y cambio climático. Las docentes a cargo fueron Sonia Rabello, doctora brasileña en derecho público, especializada en planificación urbana; Marielos Arlen Marin, doctora en planificación territorial de la Universidad de Massachusetts; Melinda Lis Maldonado, abogada argentina especializada en derecho inmobiliario y urbanístico,  y Marcela Román Forestelli, investigadora de la Universidad de Costa Rica, especialista en políticas de suelo y análisis de mercados. 

Una buena forma de aprender es conocer otras experiencias, los procesos desarrollados en otras ciudades, las dificultades que se encontraron para su implementación y cómo se resolvieron.

Durante la jornada del jueves 28 de marzo, en representación de Uruguay,  técnicos/as e las intendencias de Paysandú y de Montevideo expusieron sobre el Plan Local de la ciudad de Paysandú, y diversos mecanismos de gestión de riesgo, así como sobre los avances en el Plan parcial del arroyo Pantanoso.  Cali (Colombia), El Salvador, ciudad de Buenos Aires, Santa Fé y algunas ciudades brasileñas, fueron otros casos presentados, experiencias para el abordaje de la planificación urbana y soluciones ante problemas que como consecuencia del CC podrán verse incrementados o intensificados a futuro en las ciudades. 

Normas que prevén mecanismos de financiamiento

¿Cómo se desarrolla y gestiona una ciudad sostenible? ¿Cómo incorporar la dimensión del cambio climático a la planificación? Y, fundamentalmente,  ¿cómo pueden los gobiernos nacionales y locales financiar la construcción de “ciudades inteligentes, amables, y adaptadas al cambio climático” en contextos de incertidumbre y con recursos públicos limitados?

Esas fueron algunas de las preguntas que el curso intentó dejar planteadas y para las que se ofrecieron alternativas a partir de la experiencia internacional: transferencias de derecho de construcción en áreas de preservación, obligaciones tributarias ligadas a la protección ambiental, movilización de plusvalías para el desarrollo de proyectos urbano-ambientales, entre otros.

Durante el curso se señaló que Uruguay cuenta con una normativa que otorga oportunidades a los gestores y planificadores urbanos para obtener recursos que puedan ser volcados a la sostenibilidad.

La Constitución de la República establece responsabilidad territorial y define, por ejemplo, en su artículo 297, fuentes de recursos a ser administrados por los gobiernos departamentales.

Asimismo, la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible de nuestro país, fue destacada como una normativa de avanzada que reconoce al ordenamiento territorial como una función social y pública, define derechos y deberes de uso y ocupación del suelo y establece, por ejemplo, la “distribución equitativa de las cargas y beneficios del proceso urbanizador entre actores públicos y privados”, así como “la recuperación de los mayores valores inmobiliarios.

Para la docente del curso Cintia Fernández, la normativa uruguaya prevé mecanismos para la obtención de recursos que pemitirían a los gobiernos de las ciudades avanzar en procesos de sostenibilidad. 

El desafío será ejercer esos derechos territoriales, fundamentales para la consolidación de ciudades que, al mismo tiempo que se desarrollan, cuidan su diversidad, defienden sus ecosistemas naturales y se tornan más resilientes a los fenómenos extremos vinculados al cambio climático.

Al cierre de las jornadas se propuso a los participantes un juego de roles, diseñado especialmente para que pudiesen afrontar los diferentes impactos del cambio climático en las ciudades (olas de calor, inundaciones, incendios, sequías, etc.) buscando alternativas para adaptarse así como definiendo recursos para hacerlo. 

Primeras conclusiones 

El Instituto Lincoln, así como el equipo organizador de DINOT y Nap Ciudades se encuentran procesando la evaluación del curso realizada al finalizar el evento pero, en primeras conversaciones informales realizadas con los participantes durante las jornadas, se recogieron testimonios que ilustran la buena recepción que la capacitación tuvo para todos/as.

En primeros intercambios con representantes de las intendencias de Salto, San José, Canelones, Montevideo, Lavalleja, Rivera y Artigas, además de destacar la importancia de este tipo de formación y mencionar cómo había permitido que vislumbraran alternativas para generar recursos destinados a invertir en sus ciudades, señalaron la necesidad de que este tipo de capacitación se multiplique y llegue a nuevos públicos, particularmente a los decisores políticos de las intendencias quienes encontrarán valiosos instrumentos para la gestión de sus ciudades.  

 

Acceda a los archivos de audio del curso en el siguiente enlace

 

 

 

Lunes, 01 Abril 2019 16:58