fbpx

Relevamiento en zonas inundables de Paysandú para planificar adaptación de viviendas

Relevamiento en zonas inundables de Paysandú para planificar adaptación de viviendas Relevamiento en zonas inundables de Paysandú para planificar adaptación de viviendas

Como consecuencia del cambio climático (CC), se prevé que muchos de los fenómenos hidrometeorológicos extremos que han caracterizado a nuestro país se presenten con más frecuencia y tengan una mayor intensidad. Considerando que más del 90 % de la población vive en ciudades, el impacto del CC sobre los centros urbanos requiere de una atención específica y prioritaria.

Es en ese marco que el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático en ciudades e infraestructuras (NAP Ciudades) dará apoyo y asistencia técnica a algunos gobiernos departamentales para la preparación de marcos u opciones de adaptación en viviendas e infraestructuras que dejen a sus ciudades más y mejor preparadas.

Pensar en acciones de adaptación para zonas afectadas por eventos de inundación constituye uno de los principales desafíos de la planificación urbana. Como ha señalado el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE), de todos los fenómenos hidrometereológicos, la inundación es el más frecuente en nuestro país, y el que tiene mayor impacto. En la década pasada más de 67 mil personas debieron ser evacuadas (o se autoevacuaron) como consecuencia de inundaciones que afectaron a sus viviendas, así como a las infraestructuras y los servicios básicos de la ciudad.

Paysandú es una de las localidades donde el NAP Ciudades se encuentra trabajando. La ciudad, a orillas del río Uruguay, ha sido afectada en numerosas oportunidades por fenómenos de inundación de diferente magnitud.

El Plan Local de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible de la ciudad de Paysandú y su microrregión, aprobado en el año 2018, dejó establecidas las zonas afectadas, o que potencialmente se encuentran en riesgo. En las zonas más vulnerables, identificadas como de “riesgo alto”, el plan ha definido acciones específicas, algunas vinculadas al realojo de las familias que viven allí, otras tendientes a desestimular que se instalen viviendas así como a promover el desarrollo de actividades compatibles con la inundación.

En las zonas evaluadas como de “riesgo medio”, se ubican viviendas con una media o baja vulnerabilidad respecto a la inundación. Si bien la situación en estos barrios no reviste la misma urgencia que en las zonas de riesgo alto, familias y comerciantes afectados por la crecida han reclamado alternativas tanto para mejorar la calidad de sus viviendas como para revitalizar la zona.

La Intendencia, con el apoyo del NAP Ciudades, se encuentra evaluando la situación, tanto desde el punto de vista técnico como económico, para definir alternativas que permitan la adaptación de las viviendas. Con este objetivo, durante el mes de febrero se realizará un relevamiento que permitirá caracterizar con mayor detalle a los inmuebles de la zona y conocer con mayor profundidad a su población. Esto facilitará que las alternativas de adaptación se ajusten a las particularidades y posibilidades locales.

El trabajo conjunto del NAP Ciudades con los gobiernos departamentales se articula en una agenda estratégica más amplia, que lidera el Mvotma, vinculada a la sostenibilidad urbana. Implica, en este caso específico, fortalecer la resiliencia de las ciudades ante eventos extremos que podrían incrementarse en los próximos años como consecuencia del cambio climático.

Jueves, 07 Febrero 2019 13:15