fbpx

Escondidos en el océano

Escondidos en el océano Escondidos en el océano

Los océanos son el corazón de nuestro planeta. De la misma forma que los latidos del corazón hacen que la sangre circule por todo el cuerpo, los océanos conectan a las personas de todo el mundo, con independencia de donde vivan. También regulan el clima, alimentan a miles de millones de personas, producen oxígeno, capturan parte del exceso de carbono de la atmósfera, nos proporcionan recursos y son portadores de una gran variedad de ecosistemas.

“El territorio del Uruguay tiene una superficie casi tan grande de océano como de continente. El conocimiento que tenemos de ese territorio no es homogéneo, es mucho mayor el conocimiento y la gestión consecuentemente del espacio continental. No obstante en el país ha habido avances sobre lo que sabemos acerca del espacio marino. Los estudios más recientes en el marco de programas de cooperación internacional y binacional como es el caso de Freplata donde Uruguay trabajó junto con Argentina en un mejor conocimiento de los ecosistemas, sitios de valor y procesos que se realizan en el mar”, explicó Guillermo Scarlato, Gerente del Área Ecosistemas de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama/Mvotma) y agregó que “sobre esa base hoy se está trabajando a través de ese mejor conocimiento asociado a una mejor regulación de los usos”.

Hoy se está trabajando en prospección de hidrocarburos en el subsuelo marino lo cual plantea según Scarlato un “enorme desafío en la eventualidad de que se encuentren yacimientos”, pero que ya requieren recaudos importantes en el proceso de prospección. El país está aprovechando ese proceso para generar un nuevo conocimiento para aplicar a la gestión del espacio marítimo.

La exploración en aguas profundas de nuestro territorio marino, utilizando nuevas tecnologías, han  revelado que existen nuevos registros de ricos ecosistemas escondidos en el océano Atlántico. Los corales de aguas profundas (que difieren en composición específica y características de los arrecifes coralinos restringidos a las aguas cálidas y poco profundas de las regiones tropicales y subtropicales) han sido descubiertos en Uruguay hace décadas a través de restos recogidos en buques pesqueros, a pesar de eso recién en el 2010 a partir de la campaña de investigación realizada entre España y Uruguay se obtuvieron los primeros registros georreferenciados de corales vivos en aguas uruguayas y se realizó un mapeo parcial de la presencia de estos corales de aguas profundas.

MAPA CORALES

Los corales de aguas profundas suelen estar a más de 200 metros de profundidad y constituyen, como los arrecifes de superficie, un verdadero ecosistema. En nuestras aguas se encuentra la especie Lophelia pertusa,  esta se caracteriza por formar montículos coralinos que pueden tener entre decenas y cientos de metros de diámetro y hasta 40 metros de altura. Es una especie que se encuentra comúnmente en los márgenes continentales de los océanos. Esta especie tolera un amplio rango de condiciones de salinidad y temperatura y está asociada a fuertes corrientes que mantienen en suspensión el material del cual se alimentan.

Los arrecifes coralinos de aguas profundas representan áreas de cría, alimentación y reproducción para numerosas y diversas especies como esponjas, moluscos, crustáceos, estrellas de mar, erizos de mar, cangrejo araña, peces, y muchos otros vertebrados e invertebrados. Existen registros de Lophelia pertusa en varias regiones del talud continental, los que hasta el momento son los más australes del Atlántico sudoccidental.

A partir de este descubrimiento, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) trabaja con especial atención en el cuidado de este ecosistema marino poco conocido, de importancia global y especialmente vulnerable al daño físico.

Cuidado en conjunto

El cuidado del ecosistema costero marino exige asumir nuevos desafíos que requieren un gran esfuerzo y coordinación entre diferentes instituciones del Estado para la gestión ambiental. Para ello es necesario conocer más y mejor este espacio. En ese sentido, el monitoreo es una herramienta fundamental para documentar impactos ambientales, tanto naturales como antropogénicos, y para evaluar la eficacia de las medidas de gestión.
Es de destacar, que la vigilancia del ambiente marino ha evolucionado a la par de los requerimientos de gestión. Por eso es necesario mantener este monitoreo de modo continuo y riguroso.

Un paso previo fundamental se dio con la conformación del Grupo Nacional de Monitoreo del Río de la Plata y su Frente Marítimo integrado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama/Mvotma), la Dirección Nacional de Agua (Dinagua/Mvotma), el Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (Sohma/MDN), la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara/MGAP), las delegaciones nacionales ante la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP/MRREE) y la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo (CTMFM/MRREE).

En este marco,  se realizó un convenio de cooperación técnica para la formulación y ejecución del Programa de evaluación y protección de la calidad del agua, sedimentos y biota del  Río de la Plata y su Frente Marítimo.

Concidente con el Día Mundial de los Océanos se reunirá el Grupo Nacional de Monitoreo del Río de la Plata y su Frente Marítimo con el objetivo de avanzar en la definición de su estructura funcional, conformación de grupos de trabajo y la elaboración de metas y marco de trabajo para el período.

Miércoles, 08 Junio 2016 10:52