fbpx

La restauración: una apuesta por la producción sostenible y el cuidado ambiental

Muchos de los beneficios que nos brinda la naturaleza dependen de la salud del ambiente, por ejemplo: la disponibilidad de agua potable, la posibilidad de disfrutar de espacios naturales (como acampar en el bosque o el turismo de playa), la disponibilidad de peces para pesca o la capacidad productiva del suelo.

A su vez, las actividades humanas pueden degradar el ambiente y —por lo tanto— su capacidad de proporcionar estos beneficios en el corto o largo plazo.

Para que el desarrollo sea sostenible es imprescindible prevenir la degradación mediante prácticas que consideren la protección ambiental.

Sin embargo, cuando la degradación ocurre es necesario actuar para revertirla en la mayor medida posible.

¿Qué es la restauración ecológica?

Según el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), por restauración ecológica se entiende el proceso de gestión o apoyo de la recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido.

Reconoce además que las actividades y objetivos de restauración pueden apuntar tanto a algún aspecto puntual (por ejemplo revertir la erosión del suelo en un predio agrícola o ganadero) como a objetivos de recuperar un ecosistema a un estado lo más natural posible.

Priorización de sitios para restauración

El Plan de Cuenca del Río Santa Lucía y el Plan de Acción 2ª Generación de la Cuenca Santa Lucía prevén la priorización de sitios para protección y restauración ecológica en la cuenca, con foco en el mantenimiento de la calidad y cantidad de agua.

De forma participativa, con la Comisión de Cuenca del Río Santa Lucía como protagonista, se espera lograr un mapa para toda la cuenca que identifique las zonas con mayor necesidad de restauración y protección y qué tipo de acciones serían de mayor aporte.

Esto incluye especialmente identificar medidas de restauración y protección a ser incorporadas a la producción agropecuaria.

Acciones concretas en establecimientos productivos que aporten sustancialmente a la mejora ambiental del predio y de la cuenca, mejorando entonces su capacidad de proporcionar beneficios como la calidad del agua y fortaleciendo el desarrollo local y productivo sostenible.